ENTRADAS

>
entradas

Manejo de residuos sanitarios

Noticias ISM
manejo de residuos sanitarios

Todas las instituciones de ámbito sanitario generan o manipulan múltiples tipos de residuos, los cuales por sus características deben ser tratados de manera adecuada, para no poner en riesgo su entorno. Para un correcto orden y administración los residuos se clasifican en: patológicos o infecciosos, de tipos domiciliarios, químicos y radioactivos. A continuación, se detallan las categorías y elementos específicos que pertenecen a ellas, además de algunas recomendaciones para administrar estos desechos.

  • Residuos infecciosos: son aquellos que pueden ser transmisores de enfermedades infecciosas, también referidos como residuos patológicos. Comprenden, especialmente:

– Material de laboratorio, cultivos, sangre y derivados.

– Material de Anatomía Patológica y de Quirófanos.

– Elementos corto-punzantes: todos los dispositivos que tengan esquinas rígidas agudas, bordes o protuberancias capaces de cortar, incluyendo agujas, bisturís, vidrios rotos.

– Elementos de pacientes con enfermedades transmisibles.

– Residuos de diálisis incluyendo vías arteriales y membranas de diálisis.

– Residuos con sangre y/o fluidos corporales y todo lo utilizado con el paciente.

  • Residuos domiciliarios: son aquellos que no acarrean materia orgánica proveniente del tratamiento del paciente. Pudiendo ser:

– Restos de comida

– Elementos de cocina

– Papeles

– Cajas

– Cartones

– Envoltorios

– Todo elemento descartable que no contenga sangre ni líquidos biológicos

– Desechos administrativos

  • Residuos químicos: productos químicos y drogas antineoplásicas, que deben ser desechados conforme a las leyes nacionales.
  • Residuos radioactivos: productos radioactivos, que deben cumplir las regulaciones federales para su desecho.

Descarte y tratamiento final

  • Cortopunzantes: deberán colocarse en descartadores, aprobados por control de infecciones, en el momento de su uso. Cuando alcanzaron su capacidad máxima (3/4 llenos), se deben cerrar y colocar en las bolsas rojas al igual que el resto de la basura patológica. El tratamiento final es la incineración.
  • Líquidos contaminados: se descartarán en inodoros, ingresando a la red cloacal.
  • Basura de tipo domiciliario: tiene su disposición final en los recipientes para las empresas de residuos domiciliarios y seguirá el mismo trayecto que la basura domiciliaria.

Almacenamiento de los residuos

Es el lugar donde se almacenarán los residuos de forma temporal, este lugar será adecuado para tal función y deberá garantizar el aislamiento momentáneo de los mismos, la protección personal y la seguridad ambiental. Para ello hay distintas herramientas o espacios para ello:

  • Almacenamiento primario: en cestos, equipados con bolsas plásticas.
  • Almacenamiento intermedio: contenedores de mayor tamaño, donde se colocarán las bolsas luego de retirarlas del almacenamiento primario y hasta ser transportadas para su almacenamiento y tratamiento final. Estas áreas son de acceso restringido, para evitar que el público tome contacto con ellos.
  • Almacenamiento final: es el espacio físico destinado al depósito de los residuos generados en los diferentes servicios del establecimiento hasta el momento en que son retirados para su tratamiento y disposición final.

Normas y prácticas recomendadas varias, para el manejo de los residuos infecciosos

  • Todos los residuos infecciosos deben ser desechados separados de los otros residuos.
  • Los desechos infecciosos deben ser descartados lo más cerca posible al sitio donde fueron generados.
  • Los residuos infecciosos deben ser contenidos en bolsas plásticas rojas, los residuos comunes en bolsas plásticas de color negro, y los cortopunzantes en contenedores rígidos.
  • El micronaje de las bolsas es de: 40 a 60 micrones para bolsas chicas, 60 a 80 micrones para bolsas medianas, y de 100 a 120 micrones para las bolsas grandes.
  • Los tamaños deben considerarse y adecuarse a la cantidad de residuo que se genere por sector o servicio. • Estas bolsas deben ser cerradas, atadas firmemente, y recogidas por el personal de doméstico cuando están ¾ llenas.
  • No se requiere el uso de doble bolsa roja en forma rutinaria.
  • Antes del contacto con excreciones, sangre y fluidos corporales, el personal debe colocarse guantes, como lo estipulan las Precauciones Estándar.
  • Las manos deben ser completamente lavadas después de quitarse los guantes.
  • Los elementos cortantes deben ser descartados en contenedores rígidos provistos en las unidades de enfermería. Las agujas no deben ser dobladas o rotas.
  • Los pacientes deben ser animados a descartar los pañuelos de papel sucios en bolsas o receptáculos localizados al lado de la cama.
  • Los cambios de apósitos deben realizarse con técnicas asépticas y descartar los apósitos sucios en una bolsa plástica roja y cerrada antes de ser desechada.
  • La basura infecciosa generada en el tratamiento de pacientes que requieren precauciones de aislamiento debe ser colocada en receptáculos con bolsas plásticas rojas.
  • Se debe extremar las precauciones de no mezclar otras basuras peligrosas (ej., drogas citotóxicas, mercurio, etc.) con basuras infecciosas.
  • Los residuos líquidos normalmente pueden tirarse en el inodoro o similares. Se puede eliminar sangre, heces, vómitos, orina, esputos, secreciones y otros líquidos corporales. El personal debe colocarse guantes o manoplas resistentes para manejar residuos líquidos, evitar salpicarse la ropa, y lavarse las manos. Debe tener especial cuidado al verter los líquidos para no manchar las paredes, sanitarios, mobiliarios, piso, etc.
  • Los recipientes descartables deben ir cerrados herméticamente para evitar su derrame.
  • No colocar material explosivo (alcohol, solvente, aerosoles) ni vidrio, en bolsas cuyo destino sea la incineración. Se lo debe tratar como residuo especial, colocarlo en cajas rígidas y rotular.
  • Los residuos patológicos humanos (mamas, útero, placenta, amputaciones, etc.) deben ser colocados en bolsas bien cerradas, si es necesario doble bolsa para evitar su derrame, y ubicados en cajas rígidas cerradas y rotuladas: PELIGRO BIOLÓGICO.
  • En caso de extremidades de miembros inferiores largos deben ir en doble bolsa, cerrada, y rotulada: PELIGRO BIOLÓGICO.
  • Prestar atención al descartar los residuos patológicos, no mezclarlos con el resto de los residuos aun cuando todos vayan al incinerador. Rotularlos y descartarlos sin demora.
  • Se debe programar la circulación y transporte de los residuos. La frecuencia de la recolección va a estar dada según la necesidad de los servicios. No se realizará el transporte de residuos en horarios de: comidas, visitas médicas, visitas de público, traslado de pacientes.
  • Las bolsas cerradas deben ser colocadas en contenedores primarios ubicados en cada sector. Estos serán retirados por el personal designado para tal fin, si fuese necesario, dos veces por turno.
  • Todas las basuras deben ser transportadas a las áreas de almacenado designadas en carros cerrados.
  • El personal que manipula y recolecta la basura debe utilizar ropa y elementos adecuados. Deberá utilizar guantes de material resistente, delantal plástico (lavable) y calzado adecuado (botas de goma o similar).
  • Al finalizar la tarea, el personal deberá lavar los carros usados con agua y detergente, enjuagar con agua corriente y luego desinfectar con Hipoclorito de Sodio al 0,05% (dil. 1:100 de lavandina comercial).
  • Por último, el personal se quitará los elementos de protección, los lavará y desinfectará, luego se quitará los guantes, y se lavará las manos y los antebrazos.

Organización Panamericana de la Salud (2008). Manual de esterilización para centros de salud. fuente: https://www.minsal.cl y https://www.paho.org/

manejo de residuos sanitarios

Share on facebook
COMPARTIR
Share on twitter
COMPARTIR
Share on linkedin
COMPARTIR
Share on email
COMPARTIR

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *