ENTRADAS

>
entradas

Métodos de esterilización a altas temperaturas

Noticias ISM
esterilizacion ism metodos

La esterilización del instrumental médico es un proceso clave para prevenir infecciones, donde la complejidad y avance en diversas tecnologías sanitarias, presentan un desafío para los equipos de salud. Los cuales, deben optar por métodos con una relación favorable de costo/beneficio y que, a su vez, puedan certificarse de manera sencilla. Por lo cual, dependiendo de los materiales, existen distintas alternativas de esterilización, tales como:

Esterilización por calor húmedo (autoclave a vapor): Este método de esterilización elimina microorganismos por desnaturalización de las proteínas, proceso que es acelerado por la presencia de agua, requiriendo temperaturas y tiempos menores de exposición que el calor seco. Para la esterilización por calor húmedo se utilizan equipos denominados autoclaves a vapor. Este método de esterilización se considera el método más efectivo, económico y rápido disponible en la actualidad, por lo que debe ser la primera opción en la selección de métodos de esterilización, ya que hoy en día la mayoría de los materiales y artículos que requieren ser estériles en un establecimiento, como el instrumental quirúrgico, los textiles y gomas pueden ser procesados en autoclave. Este proceso requiere de un suministro apropiado de vapor, el cual es responsabilidad de Servicios Generales/Recursos Físicos y debe contar con un sistema de mantención preventiva y registros que avalen su calidad, al igual que debe ser empleado exclusivamente por personal calificado autorizado.

Existe una gran variedad de modelos de autoclaves. Estos tienen diferencias en cuanto a operación, tiempos de esterilización y forma de acción. Al incorporar nuevos equipos, es importante que los fabricantes participen en la capacitación del personal para asegurar su funcionamiento. Si un hospital planifica la adquisición de nuevo equipamiento deberá interiorizarse acerca de las opciones, ya que, si bien el autoclave a vapor es el método más empleado, existen diversos materiales que no puede esterilizar como la vaselina, petrolatos y polvos.

Resumen de un ciclo de esterilización en autoclaves:

  1. Se abre la válvula de admisión de vapor a la camisa precalentando la cámara.
  2. Al terminar de salir el aire de la camisa, se abre la válvula que comunica camisa y cámara permitiendo la entrada de vapor a la cámara.
  3. Cuando el vapor ocupa totalmente la cámara y el termómetro marca la temperatura establecida empieza el ciclo de esterilización.
  4. Al terminar el ciclo se expulsa el vapor de acuerdo a necesidades: lentamente si se trata de líquidos para evitar una descompresión rápida o rápidamente si se trata de otras cargas.
  5. Una vez expulsado el vapor se abre la válvula que comunica la camisa con la atmósfera. Se produce presión negativa y se realiza el secado por medio de la succión de aire en la cámara.

Esterilización por calor seco en pupineles: Este sistema elimina microorganismos por coagulación de las proteínas y su efectividad dependerá de la difusión del calor, la cantidad de calor disponible y los niveles de pérdida de calor. La acción microbicida del calor seco está condicionada por la presencia de materia orgánica o suciedad en el artículo, por lo cual a su vez, lo hace un método difícil de certificar. Su funcionamiento se produce a través del calor seco, el cual penetra lentamente en los materiales, por lo que se requieren largos períodos de exposición y debido a las altas temperaturas necesarias para destruir los microorganismos, es inapropiado utilizarlo para algunos materiales como líquidos, gomas y géneros. Por otra parte, daña el instrumental porque reduce el temple del acero. El uso del calor seco debe limitarse a materiales que no pueden ser esterilizados en autoclave, como son solo aceites, vaselina, petrolatos y polvos. Estas son sustancias líquidas o que llegan a estado líquido por el calor y el factor humedad, lo cual es fundamental para la esterilización. Dadas las dificultades en la certificación de este método de esterilización, se recomienda que no se utilice como primera opción en la esterilización a altas temperaturas.

El equipamiento a emplear consta de estufas, que comúnmente reciben el nombre de Pupinel. Existen dos tipos de equipos, unos de convección gravitatoria, donde el aire circula a diferentes temperaturas en el interior de la cámara. Y otros de convección mecánica, los cuales tienen incorporado un motor tipo turbina que moviliza grandes volúmenes de aire caliente dirigido hacia la carga a temperaturas controladas. En ambos equipos el calor es obtenido a través de la energía eléctrica. Siendo los esterilizadores de convección mecánica el proceso de mayor eficiencia y menor costo comparado con el de convección gravitacional.

Además de estos métodos más utilizados, existen alternativas más rápidas cuando la necesidad del equipo es de extrema urgencia y no existe la posibilidad de contar a tiempo con el material esterilizado por sistemas convencionales. Estos casos pueden deberse a alguna falla transitoria en la esterilización de un hospital o cuando se requiere material de emergencia en momentos donde las centrales de esterilización están cerradas o no pueden responder al requerimiento.

Esterilizadores “Flash” (rápidos): Estos equipos corresponden a una modificación de aquellos con bomba de vacío de alta velocidad. Fueron diseñados para esterilización de emergencia y el material es sometido al proceso sin empaque. Estos equipos alcanzan las condiciones de esterilización en un tiempo corto y sus fabricantes recomiendan una exposición de 3 minutos a 134 °C. En un comienzo fueron muy publicitados por la posibilidad de contar con material esterilizado en corto tiempo. Tienen limitaciones en cuanto a la eficiencia del proceso porque es difícil monitorear su efectividad con controles biológicos. Existen algunos controles para este tipo de esterilizadores, pero no está claramente demostrada su eficiencia. Por otra parte, este tipo de esterilización se realiza fuera de la Central de Esterilización siendo menos confiable debido a que hay mayor posibilidad que el procedimiento sea realizado por personal menos entrenado y sin supervisión. Por último, el hecho que los artículos no estén debidamente protegidos por un empaque hace posible su contaminación en el momento que se saca del equipo y se traslade hasta su sitio de uso. La recomendación es que se utilicen solamente en casos de emergencia cuando es imposible recurrir a los métodos tradicionales y nunca con artículos implantables.

Ministerio de Salud de Chile (2001). Normas técnicas sobre esterilización y desinfección de elementos clínicos y manual para su aplicación. Recuperado de: https://www.bibliotecaminsal.cl/

Métodos de esterilización a altas temperaturas

Share on facebook
COMPARTIR
Share on twitter
COMPARTIR
Share on linkedin
COMPARTIR
Share on email
COMPARTIR

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *