ENTRADAS

>
entradas

Posibles riesgos laborales en servicios de esterilización

admin
Posibles riesgos laborales en servicios de esterilización

En todos los rubros existen riesgos que  pueden comprometer la salud de los trabajadores  en distintas magnitudes. El personal de servicios de esterilización no es una excepción, por lo cual hay que tener presentes los posibles inconvenientes que pueden afectarlos, según las herramientas y componentes químicos que se emplean con regularidad.

Los riesgos pueden ser de distinta naturaleza:

Riesgos físicos: Son los causados por los equipos, cuyo uso entraña riesgos tales como el ruido y vibraciones provocando trauma sonoro y altas temperaturas que pueden provocar quemaduras.

Riesgos químicos: Provocados por aerosoles, gases, vapores y los polvos orgánicos que pueden ser naturales o sintéticos e inorgánicos. Los agentes esterilizantes químicos con mayor riesgo son: el óxido de etileno, el glutaraldehído, el ácido peracético, el peróxido de hidrógeno y el formaldehído.

Riesgos biológicos: provocados por la presencia de microorganismos (hongos, virus, bacterias, etc.)

Riesgos ergonómicos: son aquellos directamente ligados al diseño de los equipos, al estrés, cargas de trabajo, fatiga, trabajos repetitivos, monotonía, etc.

Efectos adversos de algunos compuestos químicos

Alcohol Isopropílico: Utilizado para secar materiales de goma, látex y material con lúmenes. El alcohol isopropílico tiene efectos de ser irritante ocular y de las membranas mucosas. Su límite permisible es de 400 ppm.

Hipoclorito de Sodio: Utilizado para desinfección de ambientes, la solución de hipoclorito de sodio tiene efectos irritantes para las zonas oculares, nasales y de vías respiratorias. Su límite permisible de exposición es de 0.5 ppm.

Fenoles: Utilizado como desinfectante de superficies. Es un irritante ocular, de mucosas y de piel. También puede afectar la pigmentación y generar necrosis de piel. Su límite permisible es de 5 ppm.

Glutaraldehído: Agente desinfectante que produce toxicidad por inhalación causando tos, dolor de cabeza, dificultad respiratoria y náuseas. En el caso de exposición cutánea puede producir enrojecimiento e irritación.

Óxido de Etileno: Las vías de ingreso al organismo son a través de la respiración (de mayor frecuencia), la piel y digestiva (con menor frecuencia). Es rápidamente absorbido por vía respiratoria, altamente soluble en sangre y con una rápida distribución en el organismo, siendo eliminado en sus ¾ partes a través de la orina en 48 horas. Puede producir toxicidad aguda y subaguda por su inhalación de altas concentraciones en tiempo breve (mayor de 100 ppm). Produce irritación ocular, de las vías respiratorias (con disnea, cianosis, pudiendo llegar al edema pulmonar), síntomas digestivos (náuseas, vómitos, diarrea), neurológicos (cefalea, somnolencia, descoordinación y excepcionalmente convulsiones). En estado líquido y en soluciones, su efecto irritante es mayor y puede desencadenar dermatitis alérgica.

Peróxido de Hidrógeno: Es un líquido incoloro, miscible en agua y que puede ser descompuesto por numerosos solventes orgánicos. Puede producir toxicidad aguda. En concentraciones elevadas irrita la piel y mucosas. El contacto con soluciones de más de 35% puede producir flictenas en la piel. La inhalación de vapores o neblinas de peróxido de hidrógeno puede provocar una inflamación severa de las vías respiratorias superiores. Y si se mantiene la sobre exposición puede producir edema pulmonar.

Gas de Formaldehído: Las principales vías de exposición profesional se dan en la mucosa ocular, las de las vías respiratorias altas y el contacto cutáneo. Después de ser inhalado, por su hidrosolubilidad, sería absorbido en la parte superior de las vías respiratorias, soluble en la sangre y con una rápida distribución en el organismo de preferencia en órganos ricos en vascularización y de renovación celular rápida y de alta síntesis proteica. Su eliminación es muy variable. Puede producir toxicidad aguda y subaguda. Su principal efecto es producir irritación primaria en ojos, nariz y garganta. La irritación es mayor a mayor concentración ambiental superando los 50 ppm. Puede producir broncoespasmo severo.

Recomendaciones generales

Riesgos físicos

Son aquellos que pueden ser detectados de manera más sencilla y que sus soluciones pueden pasar por las herramientas empleadas por el personal. Por lo cual se recomienda:

  • La capacitación, comunicación y reglamentación interna como principales estrategias para prevenir los riesgos físicos.
  • Vigilancia estrecha de un adecuado control de la temperatura y ventilación en los ambientes, tales como las salas de máquinas y el uso adecuado de protección personal en áreas de alto riesgo (zona contaminada).
  • Entrenar al grupo humano para los casos de accidentes como quemaduras, cortes y traumatismos.
  • Tener un botiquín adecuadamente implementado para urgencias.
  • Deben ajustarse, en todos los casos, a la ley de higiene y seguridad en el trabajo y de seguridad eléctrica vigente.
  • Los carros de transporte deberán tener ruedas de goma.
  • El personal debe usar calzado con suela de goma o antideslizante.
  • Se contará con dispositivos contra incendios en perfecto estado de uso.
  • El personal que trabaja con los esterilizadores a vapor o estufas debe usar guantes o manoplas antitérmicas. En ningún caso guantes de amianto.
  • Se contará con aparatos disyuntores de corriente eléctrica.
  • Las máquinas cortadoras de gasa deberán tener reparo frontal de seguridad.
  • El personal que trabaja con máquinas cortadoras de material textil debe usar guantes metálicos protectores.
  • La CE debe contar con salidas para emergencias, de fácil acceso.
  • Se debe disponer de ducha o baño de agua para los casos de derrames de óxido de etileno u otras sustancias químicas.

Riesgos químicos

En cuanto a la prevención y tratamiento de los riesgos químicos detallados anteriormente se recomienda:

  • Cuando se utiliza glutaraldehído, ETO, FO y peróxido de hidrógeno debemos considerar ambientes bien ventilados, protección personal según posibles contactos (guantes, anteojos, mascarilla), el uso de cámaras diseñadas para evitar la exposición, así como de equipos automatizados.
  • En el caso del hipoclorito de sodio, nunca debe ser mezclado con amoníaco (sustancia que se utiliza para la limpieza de los inodoros).
  • En casos de fuga de ETO (algunos detectan la fuga por un olor a dulce) puede dar signos de eczema y prurito. En tal caso, de inmediato se debe evacuar la zona, ventilar y comunicar a un experto. Se deberá asimismo eliminar el gas con agua pulverizada y nunca verter chorros de agua.
  • Cuando se utilice ETO, FO y glutaraldehído es importante el control ambiental.

Riesgos biológicos

Han de considerarse en caso de que exista contacto con materiales contaminados. Donde el personal tenga que manejar desechos tanto infecciosos como no infecciosos de origen humano, provenientes de áreas de aislamiento. Pueden ser tejidos, fluidos corporales, incluyendo sangre y plasma, además de los contenidos en instrumentos cortopunzantes contaminados empleados en quirófanos, laboratorio, etc. La medida recomendada es la aplicación de los principios de bioseguridad que a continuación se detallan:

  • Universalidad, quiere decir que todo material que tenga materia orgánica se maneje como material altamente infeccioso. No se esperará un rótulo para decir que está contaminado y se aplicará los protocolos de limpieza y descontaminación ya mencionados.
  • Uso de barreras físicas, para la protección personal es sumamente importante cuando se manipulan materiales e instrumentos contaminados y cuando se realiza desinfección con agentes químicos.
  • El uso de mascarilla para la preparación de textiles en la zona azul es obligatorio.
  • Manejo adecuado de desechos, especialmente en el caso de instrumentos cortopunzantes, es importante la segregación del material de desecho que debe realizar el usuario externo.
  • Es importante tener en cuenta la clasificación de los desechos de acuerdo a las normas de la Dirección General de Saneamiento Ambiental.

 Riesgos ergonómicos

En cuanto a los riesgos ergonómicos, se recomienda tener en cuenta:

  • Mantener una relación directa con el equipo de trabajo para identificar rápidamente factores ambientales (humedad, vapor, calor) que afecten los límites normales de confort.
  • Capacitar al personal sobre las posturas adecuadas para el trabajo y los movimientos naturales que se deben aplicar al trasladar cargas, levantar peso, etc. teniendo presente el uso de ayudas tales como coches de transferencia o equipos mecánicos adecuados, para evitar la fatiga y los trastornos músculo-esqueléticos.
  • Los muebles de trabajo (sillas, mesas, banquetas y otros) deberán estar acondicionados de tal manera que permitan la ergonomía postural.
  • Establecer una rotación de las actividades entre el personal para evitar monotonía en el trabajo.
  • El grupo humano deberá marcar su propio ritmo de producción de actividades, el cual no estará sujeto a una dependencia total con la máquina o hacia otras personas.
  • Al mantener la organización del trabajo en equipo, la participación, el ritmo de trabajo y la automatización se evitarán problemas de estrés o de ergonomía psicosocial.
  • El personal encargado de la recolección de residuos deberá colocarse calzado impermeable, guantes resistentes y se lavarán las manos cada vez que se retiren los guantes. Además, deberá estar vacunado contra la hepatitis B y contra el tétanos.

Posibles riesgos laborales en servicios de esterilización

Organización Panamericana de la Salud (2008). Manual de esterilización para centros de salud. https://www.paho.org/es

Share on facebook
COMPARTIR
Share on twitter
COMPARTIR
Share on linkedin
COMPARTIR
Share on email
COMPARTIR

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *